Profundizando en 50 sombras de Grey 2. Yendo a la entrevista.

Apenas hay tráfico cuando salgo de Vancouver, Washington, en
dirección a la interestatal 5. Es temprano y no tengo que estar en
Seattle hasta las dos del mediodía. Por suerte, Kate me ha dejado
su Mercedes CLK”.

El mercedes es una introducción  al mundo de lujo que se va a encontrar Anastasia.

Esto es un clk. Un poco tuneado eso sí.

Esto es un clk. Un poco tuneado eso sí.

El edificio al que llega Anastasia se describe así:

“Me dirijo a la sede principal de la multinacional del señor Grey,
un enorme edificio de veinte plantas, una fantasía arquitectónica,
todo él de vidrio y acero, y con las palabras GREY HOUSE en un
discreto tono metálico en las puertas acristaladas de la entrada.”

Todo es muy frío. El color gris es posiblemente el más frío, el acero y el vidrio ( materiales por cierto muy modernos y elegantes) son a la vez en el mundo de la decoración considerados como fríos e impersonales. Incluso las palabras Grey House están en un tono que es metálico ( frío) y discreto ( por tanto poco llamativo). Sin embargo se resalta en letras mayúsculas el nombre de GREY. Es una manera de dar importancia a Grey.

Al llegar al edificio Anastasia se encuentra con una primera secretaria
“(..) chica rubia, atractiva y muy arreglada. Lleva la
americana gris oscura y la falda blanca más elegantes que he visto
jamás. Está impecable”.

El contraste con la desarreglada Anastasia es evidente. Ella no es rubia, tampoco se considera muy atractiva ( aunque quizá lo sea) y desde luego no está muy arreglada.

El color del vestido de la secretaria es gris, por tanto una vez más impersonal y frío.

Anastasia se siente intimidada. Tiene dudas sobre lo que se debería haber puesto. Se siente intimidada por el contraste con la elegancia de la secretaria.

La secretaria envía a Anastasia a la planta 20 que si recuerdas era la planta más alta. En la planta más alta, como se ve en todas las películas es donde está la persona con más poder. Ir a la última planta es un ejercicio de subida simbólica hacia el lugar donde está la persona con más poder.

Arriba, a Anastasia le saluda, una chica rubia vestida impecablemente de
blanco y negro. No es gris pero es blanco y negro que forman como mezcla el gris. Como vemos todo en ese lugar susurra el nombre “Grey”.

Cerca de donde se sienta hay una gran sala de reuniones, con una vista muy impresionante de Seattle. La vista es una de las cosas que Hollywood nos muestra que caracteriza los despachos de la gente importante. Es una especie de indicación subliminal de que se está por encima de todas las cosas. Anastasia se siente tan impresionada que se siente paralizada.

Frente a lo impresionante que es todo Anastasia no sabe muy bien lo que hacer. Kate no le ha pasado una biografía, y no sabe nada de la persona a la que va a entrevistar.
“La inseguridad me mortifica
y, como estoy nerviosa, no paro de moverme.”

“Supongo que Grey tendrá unos cuarenta años.
Un tipo que se mantiene en forma, bronceado y rubio, a juego con
el resto del personal”.

Es una suposición razonable basada en los prototipos existentes de empresarios de éxito. Y es normal que Anastasia que no tiene ninguna referencia de lo que es Grey pueda imaginarlo así.
De una gran puerta a la derecha sale otra rubia elegante. De alguna manera las chicas atractivas que se mueven por el despacho del señor Grey y están a su servicio muestran el poder de Grey y son una especie de sugerencia implícita de que hay chicas atractivas pendientes del señor Grey.

“—El señor Grey la recibirá ahora, señorita Steele. Puede pasar
—me dice la rubia número dos.”

Se acabará por tanto la incertidumbre. Ahora sabremos como es Grey. Aunque eso será en el siguiente capítulo de Profundizando en Grey.

Profundizando en 50 sombras de Grey 2. Yendo a la entrevista. es un conenido original de: 50sombrasdeGrey.Net

The post Profundizando en 50 sombras de Grey 2. Yendo a la entrevista. appeared first on 50sombrasdeGrey.Net.